Lista de la compra para escritores

Todo escritor que se precie debe escribir en algún momento de su vida un decálogo o un tetrálogo o un octólogo o una lista de entre dos y no más de treinta y seis consejos para futuros/posibles/no natos escritores. Aquí va la mía:

1.- Diviértete cuando escribas. Uno se puede divertir clavándose alfileres en el brazo o lanzándose por las pistas blandas de tu imaginación. Cómo te diviertas es asunto tuyo.

2.- Vive en la ciudad, pero escribe en la montaña. Apartado, solo y en silencio. Escapa de los mugidos humanos.

3.- Busca el trance. El momento de máximo enfoque. En mi caso me suele llevar hasta media hora o más coger la velocidad de crucero. Cuando estés a escape libre no pienses ni corrijas nada, pisa a fondo.

4.- La lluvia y la música serán tus aliadas.

5.- Cuelga carteles de concursos literarios en tu cuarto. Míralos como si lidiar con esos personajes fuera tu objetivo para ganar dinero (sí, no seas hipócrita, ganar dinero). No sabes arreglar un grifo pero sabes hacer esto. Es un trabajo sucio y alguien tiene que hacerlo.

6.- La imaginación no es un recurso, es un músculo. Cuanto más la uses, más habrá.

7.- Nunca te quedes en la superficie de los hechos. Sumérgete. Llega hasta el nervio y la vena.

8.- Nunca juzgues en tu escritura. Sólo delata. Pon de manifiesto. Enseña los dedos manchados y di «esto es lo que hay».

9.- Cuéntate tu vida a ti mismo. Nárrate mientras vivas. Lejos de las teclas, quiero decir. Mírate como a un personaje y pregúntate por qué. Pregúntate por todo.

10.- No importa que sobrevivas en un trabajo duro y mal pagado. No importa que te descubras en lugares sórdidos sin saber cómo has llegado allí. No importa que tu dormitorio y tu vida sentimental estén en completo desorden. Tienes la escritura, que es un refugio y una playa salvaje. Si crees en ese lugar, podrás sobreponerte a cualquier cosa.

11.- Regístralo todo. Toma nota de todo. Documéntalo todo. Habrá mucho que cribar pero encontrarás auténticas piedras preciosas entre la paja.

12.- Lee todo lo que puedas. Abandona los libros que no te motiven o que no sean para ti, pero lee. Lo nuevo, lo viejo, lo que todos recomiendan y de lo que nadie ha oído hablar. Hay que abonar el tiesto si quieres que la mata crezca.

13.- El momento de escribir es ahora. No mañana, ni luego. Ahora.

Cuéntaselo a otro
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja un comentario