BIO

Eric Fernández-Luna Martínez (Alhama de Murcia, 1984).

He sido bibliotecario, repartidor, librero, vendedor en una tienda de artículos deportivos, comercial, diseñador gráfico, redactor y hombre orquesta en una revista cultural, captador de socios para una ONG, coach literario, transcriptor, mozo de almacén en una “gran” empresa, portero en una fiesta de fin de año, un conato de editor o camarero. En fin, todo eso me ha dado de comer y ha pagado mis facturas, pero lo que siempre, siempre, siempre he sido es escritor.

Me gradué en biblioteconomía y documentación en la universidad de Murcia y, a los veintisiete, decidí que lo que quería hacer en la vida era aprender a contar historias, así que me mudé a Granada a estudiar un máster en creación literaria. Allí recibí clases de importantes escritores nacionales, pero sobre todo de un gran sensei en lo que al relato corto se refiere como es Guillermo Busutil. A día de hoy, alterno otros oficios con el de instructor en talleres de escritura para que otros locos como yo aprendan a contar historias, sea cual sea el formato.

Crecí con el sonido de la Olivetti de mi padre resonando por toda la casa. Crecí viéndolo derrochar tinta y páginas. A su vez, él tomó el testigo de su tía Concha, que también fue bibliotecaria, escritora y periodista. Si me hago un corte, sangro tinta roja.

He escrito de todo: relatos, varios poemarios y plaquettes de poesía, una novela de la que no me siento demasiado orgulloso, guiones para cortometrajes, canciones, reportajes, entrevistas, crónicas, prólogos, discursos, epitalamios, reseñas de libros, cientos de posts repartidos en diversos blogs y una obra de teatro, que se estrenó en 2018.

¿Qué más? Pues organicé un mini festival de poesía social el día antes del 15M, sin saber lo que iba a pasar el día siguiente. He participado en mesas redondas sobre la escritura de microrrelato y he dado charlas en institutos sobre qué significa para mí lo de ser escritor.

Algún jurado ha tenido a bien otorgarme algún que otro premio o dejarme como finalista de su certamen, elevando mi espíritu y mi ego y aportándome algún dinerito extra. Me gusta probar suerte en premios al estilo Bolaño, es decir, como el que sale a cazar búfalos. En mi palmarés figuran el certamen de relato fantástico de la Universidad del País Vasco (EHU),  el certamen del Liceo Poético de Benidorm, el accésit del Creajoven de Poesía en 2011, finalista del Rendibú de Relato en 2010, el Shantí-Vashundara de microrrelato y el Ana Mª Aparicio Pardo de Relato. Y hasta me dieron un trofeo y un pequeño homenaje en mi patria chica por mi “trayectoria literaria”. Pero, entiéndame, no todo han sido laureles, también he perdido lágrimas por el camino (cuando escribía y cuando no lo hacía), he perdido la vergüenza, la esperanza, los papeles en unas pocas ocasiones y a personas que consideraba importantes para mí… pero así es el juego de vivir.

Aún pienso que lo tengo todo por escribir y por hacer. El límite no está en el ancho de la página.

Si quieres contactar conmigo por algún motivo, puedes escribirme a purooloraincienso@gmail.com

Entrevistas y reseñas:

Cuéntaselo a otro
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone