El novísimo testamento

Beat Nick decidió que escribiría una nueva Biblia. Un libro legendario, lleno de lecciones morales en cada capítulo, o en cada versículo. Un libro barnizado en sangre y violencia (que es como la sangre, pero de un tono más caoba). Un libro místico con el que los espirituales resolverían al fin  sus dudas sobre la existencia. Un libro del que habría más ejemplares pirata (mal fotocopiados y unidos por un lomo de anillas) que de ejemplares auténticos. Lo escribiría, lo escribiría. Sería ese libro que permitiría reconducir a las masas. Hacer ver a todo el que lo leyera que el capitalismo es anti ético per se. Que haría soñar a los lectores con monstruos marinos y magia alquímica. Un libro que arrojaría nuestro pensamiento a los abismos de la imaginación, al tiempo de las cavernas. Un libro que explicaría la ciencia. Un libro que lo explicaría Todo. Escrito con un impecable estilo narrativo. Y además, sería un best-seller. No, sería El Best-Seller.

Se puso a ello. Lo escribió letra por letra. Palabra por palabra. Capítulo por capítulo. 960 páginas. Lo leyó desde el principio, con intención de corregirlo. Le pareció un libro de autoayuda.

Cuéntaselo a otro
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja un comentario